Visión y Proposito



Nuestra visión y propósito, en perfecta obediencia al mandato de Jesús Nuestro Señor de "DISCERNIR LOS SIGNOS Y SEÑALES DE LOS TIEMPOS", es el difundir los Mensajes que para este tiempo final, Dios Padre esta recordando y explicitando a su Iglesia y al mundo a través de sus dos Ungidos y Testigos, es decir, los CORAZONES UNIDOS Y TRIUNFANTES DE JESÚS Y MARÍA, y así poder contribuir con su plan en el llamado y preparación de los DISCÍPULOS DEL FIN DE LOS TIEMPOS.


En cuanto a las Revelaciones y Profecías Privadas, que se publica en este Blog, en virtud de la derogación de los cánones 1399 y 2318 del Código de Derecho Canónico y de la vigencia del Decreto del Papa Urbano VIII, SOLO AL SANTO MAGISTERIO DE LA IGLESIA CATÓLICA, APOSTÓLICA Y ROMANA le corresponde determinar sus AUTENTICIDAD Y CARÁCTER SOBRENATURAL, a cuya decisión final dócilmente nos sometemos, sin olvidar, a San Pablo que nos exhorta: " No despreciéis las profecías; examinadlo todo y quedaos con lo bueno" 1ra. de Tesalonicenses 5;20 y San Juan Evangelista que nos profetiza: " Pero cuando EL, el Espíritu de la verdad, venga, os guiará a toda la verdad,...... y os hará saber lo que habrá de venir." Jn 16;13.

Sin embargo, ya que, la Iglesia no objeta en principio el difundir estas revelaciones privadas, mientras se las estudia por su contenido y frutos, esperamos que no se las busque por la sola satisfacción de la curiosidad, sino por un deseo VERDADERO DE CONVERSIÓN Y SALVACIÓN para el Alma, traducido en la realización de obras de Misericordia Concretas.

VISITA el CANAL de GLORIA TV - EVANGELIZACIÓN ESTRATÉGICA - Apostolado Mariano en la Evangelización ... (Clic AQUÍ)

sábado, 26 de septiembre de 2015

EL PODER DEL SANTO ROSARIO "EL MARTILLO QUE APLASTA A SATANÁS" Programa Radial "Laicos Lideres en la Palabra" de Santa Teresita Radio. Descubre lo que San Luis María de Montfort revela sobre el PODER DEL SANTO ROSARIO "...El Avemaría bien dicha, o sea, con atención, devoción y modestia, es -según los santos- EL ENEMIGO DEL DIABLO, a quien hace HUIR, y el MARTILLO que lo APLASTA. Es la santificación del alma, la alegría de los Ángeles, la melodía de los predestinados, el cántico del Nuevo Testamento, el gozo de la Santísima Trinidad..." (TVD No. 253)



Clic en la Imagen


En una ocasión la escritora conversa María Vallejo-Nágera entrevistó al Padre Gabriel Amorth (Exorcista Oficial del Vaticano) para un programa de televisión en España. Las revelaciones en cuanto a la Virgen María son maravillosas y sorprendentes: «¿Y eso por qué? Porque se siente profundamente humillado. El saberse obligado a hincar la rodilla ante una mujer, la Madre de Cristo... ¡Ah! No puede con eso. Las oraciones a la Virgen durante un exorcismo son extraordinariamente poderosas a mi favor... También ocurre con las reliquias que han pertenecido a algunos santos. Yo suelo utilizarlas con mucha frecuencia, porque no las puede soportar. Suele salir despavorido por la misma razón: la humillación de la obediencia a la que le obliga Nuestro Señor, que le induce a doblegarse ante un ser humano, no ante un ángel o ante Dios mismo: ante un ser humano que ha sido santo»


Exocismos - Demonios - Satanás


No pudiendo matarnos, tratan de hacernos sus secuaces. Su acción ordinaria es la tentación; la extraordinaria sólo ocurre en determinados casos, aunque va en notable aumento.

Dice el Apóstol san Juan que «el mundo entero yace bajo el poder del Maligno» (I Jn 5, 19). Luego entonces, el demonio es poderoso. Pero, ¿qué tanto?

El padre Gabriel Amorth, exorcista de la diócesis de Roma, explica: «Dios jamás reniega de sus criaturas. Por ello también Satanás y los ángeles rebeldes, aun cuando apartados de Dios, continúan conservando su poder, su rango (Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades...), aunque es para el mal». No es que el Señor quiera que usen su poder para el mal, sino que ellos, porque libremente lo decidieron así, lo emplean de esa manera y de ninguna otra.

¿CONTRA QUIÉN?

El pleito de Satanás y demás ángeles rebeldes es con Dios; es a Él a quien rechazaron, a quien le dieron como respuesta un «no» absoluto e irreversible. Pero como contra Él nada pueden, al ser expulsados del Cielo (cfr. Ap 12, 7-9) se han dedicado a hacer la guerra contra «sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús» (Ap 12, 17).

Dice el padre Amorth que «no exagera san Agustín cuando afirma que si Satanás tuviese de Dios mano libre ‘ninguno de nosotros quedaría con vida’. No pudiendo matarnos, trata de hacernos sus secuaces».

ACCIÓN ORDINARIA

El modo ordinario de intervención demoniaca en la vida de los hombres es por medio de la tentación. Tan es así que en el Nuevo Testamento se le llama «el Tentador», como nombre propio (cfr. Mt 4, 3; I Tes 3, 5).

Esta acción va dirigida a toda persona humana a fin de hacerla pecar y alcanzar la condenación eterna.

Ha precisado el padre Hugo Valdemar, vocero de la arquidiócesis de México, que «los diputados y gobernantes se han vuelto un instrumento del Maligno al aprobar leyes que generan el desorden moral y lesionan a la sociedad (…) La denigración de la dignidad humana es manifestación de la presencia del Maligno, que se ve reflejado en leyes como el aborto y las uniones entre personas del mismo sexo».

ACCIÓN EXTRAORDINARIA

La acción extraordinaria del demonio, enseña el padre Amorth, Dios se la consiente «sólo en determinados casos». El presbítero italiano la clasifica en cinco modalidades:

1) SUFRIMIENTOS FÍSICOS:

Aquí se incluyen las experiencias desagradables que padecieron tantos santos, tales como ser literalmente flagelados, empujados o golpeados por demonios. «En estos casos nunca ha existido la influencia interna del demonio en las personas golpeadas y nunca ha habido necesidad de exorcismos».

2) POSESIÓN DIABÓLICA:

Es cuando uno o varios demonios toman el control del cuerpo (no del alma) de una persona haciéndola comportarse o hablar como él o ellos quieren, sin que la víctima se pueda resistir y, por tanto, sin tener responsabilidad moral. Es aquí donde se pueden advertir fenómenos espectaculares que ponen en evidencia el poder de los ángeles caídos: fuerza excepcional, hablar idiomas que el poseso nunca aprendió, revelar cosas ocultas, levitar, materializar objetos que «salen» de la boca de la víctima (clavos, alambres), etc.

3) VEJACIÓN DIABÓLICA:

Se trata de disturbios, enfermedades y otros males físicos de origen demoniaco. El Evangelio narra cómo Jesús sanó a un mudo (Lc 11, 14) y a una mujer encorvada (Lc 13, 10-16), ambos enfermos no por causas naturales sino por una clara vejación de origen demoniaco. Todas las desgracias de Job tuvieron igualmente este origen.

El padre Gabriele Nanni, de la diócesis de Roma, cuenta: «Recuerdo el caso de una joven... que tenía sufrimientos tan dolorosos en el intestino que era como si tuviera adentro trozos de vidrio que la cortaban. El demonio le impedía comer, ella deseaba ingerir alimentos pero inmediatamente devolvía todo; llegó un momento en que sólo lograba comer pan y beber agua, y al final ni siquiera eso».

4) OBSESIÓN DIABÓLICA:

«Son repentinos asaltos, tal vez continuos, de pensamientos obsesivos, y probablemente también racionalmente absurdos, pero a tal grado que la víctima no logra liberarse de ellos», define el padre Amorth.

5) INFESTACIÓN DIABÓLICA:

En ese caso la acción o presencia demoniaca se manifiesta en lugares (casas, oficinas, tiendas), objetos (autos, almohadas, muñecas) y animales.

¿MUCHOS O POCOS CASOS?

Cuando el padre Amorth habla de que «sólo en determinados casos» Dios permite que Satanás y sus demonios actúen de forma extraordinaria, no significa sin embargo que sea algo rarísimo; lo que sí afirma él y todos los exorcistas del mundo es que las verdaderas posesiones sí son escasas. En cambio, el padre Gabriel está de acuerdo con el exorcista francés Tonquédec, que afirmaba: «Hay un gran número de infelices que, aun cuando no presentan signos de posesión diabólica, recurren al ministerio del exorcista para que los libere de sus padecimientos: enfermedades crónicas, adversidades, desgracias de toda especie. Los endemoniados son muy raros, pero de estos infelices hay legiones».





Dice el presbítero Pedro Pantoja, exorcista de la arquidiócesis de México, que la mayoría de las víctimas fueron presa del demonio «por andar incursionando en lo que está de moda: esto de la new age, todo lo que es adivinación, astrología, espiritismo y todas las prácticas que se derivan de ahí. Es una manera de abrir las puertas al diablo, que siendo un pobre diablo se siente con poder al ver que hay personas que incursionan en sus terrenos».

Pero si de verdadera posesión se trata, explica el padre Amorth, «la mayor parte de la gente queda poseída después de haber participado en misas negras o ritos satánicos».

Ésta es la advertencia de otro exorcista, el sacerdote José Antonio Fortea, de la arquidiócesis de Madrid: «La ouija es una puerta abierta por la que el mundo demoníaco puede pegarse a nosotros, sin necesidad de llegar a poseer. Muchos saben que se sienten presencias en la habitación, aunque sea otro lugar donde se hizo espiritismo. Pero lo peor de todo, lo verdaderamente demoníaco es la santería afrocubana. Nunca, jamás, vaya nadie a un santero. La magia blanca, los conjuros, los hechizos también abren puertas para que el que los hace quede poseído».

Sin embargo, dice el padre Gabriel Amorth que en la causa más frecuente de los diversos trastornos de origen satánico «la víctima es inocente de culpa alguna», ya que la mayoría de los casos tuvieron su origen en un maleficio, usualmente bajo un hechizo. En tal caso el pecado es de quien lo hizo y de quien lo ordenó hacer.

Es un sinsentido que alguien que dice que cree en Cristo realice prácticas mágicas, adivinatorias o satánicas; pero, según reporta el padre Francisco López Sedano, M.Sp.S., coordinador emérito de los exorcistas de la arquidiócesis de México, en el país el 80% de los que se dicen cristianos —ya sean católicos o protestantes— practican o hacen que les practiquen limpias, lectura de cartas o de la mano, consulta de los horóscopos y otros modos de adivinación, uso de amuletos y talismanes (como cadenas de ajos en los negocios, o ropa interior roja y borregos detrás de la puerta en año nuevo, etc.), e infinidad de supersticiones.

«El Señor Jesús lo destruirá con el aliento de su boca» (II Tes 2, 8)


Por Diana R. García B.

Por mucho que el poder de Satanás nos apantalle, es nada frente al poder absoluto de Dios. Las Sagradas Escrituras anuncian que «el Señor Jesús lo destruirá con el aliento de su boca» (II Tes 2, 8), es decir, sin la menor fatiga divina, sin el más pequeño esfuerzo; tan sutilmente como con una tranquila espiración.

¿TEMOR AL DIABLO?

Quien vive en amistad con Dios, es decir, en estado de gracia, no tiene por qué temer a los ángeles caídos; por el contrario, son éstos los que han de temer a los amigos de Dios.

A santa Teresa de Ávila alguna vez la asaltaban y asustaban los demonios; pero cuando comprendió lo que significaba ser hija del Altísimo, las cosas cambiaron. Escribe la santa:

«Si este Señor [Jesucristo] es tan potente, como sé y veo; si los demonios no son sino sus esclavos, como la fe no me permite dudar, ¿qué mal me pueden hacer si yo soy la sierva de este Rey y Señor? Más aún, por qué no sentirme tan fuerte que puedo afrontar al Infierno entero? Tomaba en mano una cruz y me parecía que Dios me infundía valor. En breve espacio de tiempo me sentí tan transformada que no hubiera tenido temor de descender, luchar con todos y gritarles: ‘Vengan, vengan ahora, que siendo yo la sierva del Señor, quiero ver qué pueden hacerme’.

«Y parece que de verdad me temían porque permanecí tranquila. A partir de entonces aquellas angustias no me atormentaron más, ni tuve miedo a los demonios, y tan es así que cuando se me aparecían no sólo no tenía miedo, sino que me parece que ellos lo tenían de mí».


BATALLA CONSTANTE

Sin embargo los demonios, aunque parcialmente derrotados, continuaron tratando de «trabajar» contra santa Teresa, del mismo modo que siempre están y estarán tratando de «trabajar» contra toda persona humana, pues, como advierte san Pablo, «nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal» (Ef 6, 12).

Contra Dios no tienen nada que hacer, pero contra nosotros sí. Si frente al Señor son nada, frente a nosotros sus poderes son ciertamente superiores, y nuestras propias fuerzas y armas, inútiles. De ahí la urgente recomendación: «Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio» (Ef 6, 11). Pues sólo con los medios que Dios ha dado a su Iglesia se «podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno» (Ef 6, 16).

La vida de la gracia es y será siempre la mejor cura y prevención contra los poderes del infierno, se trate de la simple tentación o de algo peor. Quien ora diariamente, frecuenta los sacramentos y los sacramentales, y confía plenamente en la Misericordia del Señor, está bajo su protección y no tiene nada que temer: Dios jamás abandona a un hijo fiel.

«El demonio es un ser poco temible.... Si ahora mismo se me apareciera aquí, o en la soledad de mi habitación, Satán, el más poderoso de los demonios, yo sólo tendría que decir ‘Jesús’ lleno de fe; el demonio no puede resistir esa palabra. Mucha gente me ha dicho después de salir de una sesión de exorcismo que al principio tenía mucho miedo; pero después que se ve que el demonio está ahí retorciéndose y aullando, y que es él el que está siendo torturado por las oraciones, se pasa el miedo y uno se dice: ‘¿Éste es el demonio? Es verdad: es bien poca cosa’. Así que yo a todos les animaría a no tener ningún miedo».
P. José Antonio Fortea

«La centralidad de Cristo nos dice que sólo en su Nombre podemos ser salvados. Y sólo en su Nombre podemos vencer y librarnos del enemigo de la salvación: Satanás.
A la conclusión de los exorcismos, cuando se trata de casos muy serios, los de la posesión diabólica total, suelo recitar el himno cristológico de la Carta a los Filipenses (2, 6-11). Cuando llego a las palabras ‘para que al Nombre de Jesús toda rodilla se doble en los Cielos, en la Tierra y en los abismos’, me arrodillo yo, se arrodillan los presentes y, siempre, el poseído también se ve obligado a arrodillarse. Es un momento impresionante y sugestivo».

P. Gabriel Amorth





En una ocasión la escritora conversa María Vallejo-Nágera entrevistó al presbítero Gabriel Amorth para un programa de televisión en España. Las revelaciones en cuanto a la Virgen María son maravillosas y sorprendentes:

«— Otra cosa incomprensible es cómo puede comulgar un poseído y que no se dé su liberación, siendo como es la Sagrada Forma, el Cuerpo vivo de Cristo. ¿Acaso no nos ha dicho la Iglesia que el demonio huye de Cristo como de la peste?

«—Es cierto. No se aleja el demonio cuando la persona comulga. Se queda ahí quieto, aunque supongo que tremendamente incómodo. A veces, durante un exorcismo, coloco sobre la cabeza del poseído una Forma consagrada y pregunto: ‘¿Sabes lo que tienes ahí?’. Y contesta: ‘Sí, está Él’, y ni se inmuta. Sin embargo, he descubierto algo curiosísimo: el demonio se descontrola en rabia desesperada cuando coloco algo que refleja la presencia de la Virgen, como un escapulario, o si rezo oraciones de la Virgen. ¡A María le tiene un odio impresionante! Entonces sí se revuelve, no lo puede soportar. ¡Huye como de la peste!

«— ¿Y eso por qué?

«—Porque se siente profundamente humillado. El saberse obligado a hincar la rodilla ante una mujer, la Madre de Cristo... ¡Ah! No puede con eso. Las oraciones a la Virgen durante un exorcismo son extraordinariamente poderosas a mi favor... También ocurre con las reliquias que han pertenecido a algunos santos. Yo suelo utilizarlas con mucha frecuencia, porque no las puede soportar. Suele salir despavorido por la misma razón: la humillación de la obediencia a la que le obliga Nuestro Señor, que le induce a doblegarse ante un ser humano, no ante un ángel o ante Dios mismo: ante un ser humano que ha sido santo».

Por su parte, el presbítero Gabriel Nanni, de visita en la nación mexicana durante un encuentro internacional de exorcistas, ha dicho que «México tiene una generala, una capitana que les protege». Mencionó que le ha tocado presenciar casos en los que la Virgen de Guadalupe aparece e intercede; por ejemplo, el de una joven poseída a causa de un rito de santería: «Invoqué a la Virgen con el ‘Dios te salve’, y ocurrió algo diferente de otros exorcismos. Ella, la Virgen de Guadalupe, se puso como intercesora, como exorcista, y liberó a esa persona del demonio que llevaba dentro. Todos los presentes sentimos la lucha que ahí se estaba librando». Pero «no importa cuán fuerte sea la fuerza del mal, la Virgen de Guadalupe tiene un poder mucho más grande».


¿Cómo saber si hay algo maligno?

Suelen confundirse los desórdenes psiquiátricos y las influencias demoniacas. Sólo cuando hay manifestaciones preternaturales se puede estar bien seguro del origen maligno, como cuando el padre Fortea le preguntó a la madre de una posesa: «¿Por qué cuando su hija comenzó con su problema no la llevó al psiquiatra?». Ella contestó: «Porque yo estaba un día rezando el Rosario, mi hija entró en trance y de pronto un pesado sillón comenzó a elevarse en el aire». En los casos confusos hay que intensificar las prácticas cristianas; si hay mejora, el problema pudo ser de origen maligno; si no, es mental.

ALGUNAS ACLARACIONES PRÁCTICAS

La palabra exorcismo viene del latín exorcísmus, que a su vez se deriva del griego exorkismòs, muy ligado al termino exorkízein, que significa «evitar», «hacer salir de».

Dice el Catecismo de la Iglesia Católica: «Cuando la Iglesia pide públicamente y con autoridad, en nombre de Jesucristo, que una persona o un objeto sea protegido contra las asechanzas del Maligno y sustraída a su dominio, se habla de exorcismo. Jesús lo practicó (cfr. Mc 1,25 ss), de Él tiene la Iglesia el poder y el oficio de exorcizar» (n. 1673).

Para fines prácticos, se habla de «exorcismo mayor» cuando cumple la definición dada por el Catecismo. Debe ser realizado por los obispos, puesto que son los legítimos sucesores de los Apóstoles, y es a ellos a quienes Cristo dio el poder y la obligación de expulsar demonios. Si por alguna razón estuvieran realmente impedidos de hacerlo, tienen la obligación de delegar esta función a por lo menos un presbítero por diócesis.

El «exorcismo mayor» se hace mediante el uso del Ritual Romano —el del año 1614 o el de 1998, según lo decida el exorcista—, y requiere, si es que no lo realiza el obispo, su permiso expreso caso por caso.

En cambio, el «exorcismo menor» tiene lugar cuando el rito para expulsar al demonio se da a través de la oración privada, y en este sentido todo presbítero y también todo diácono, en cuanto que participan del sacerdocio ministerial de Cristo, pueden realizarlo. Aquí es posible emplear tanto oraciones deprecativas (súplicas a Dios para que libere a la víctima) o imperativas (órdenes al espíritu maligno para que se vaya), las cuales pueden ser espontáneas o escritas.

Hay una tercera modalidad de oración contra los espíritus malignos, la «oración de liberación». Este tipo de plegarias las puede realizar cualquier bautizado en virtud de que su eficacia radica en el sacerdocio común que recibió a través del Bautismo. Las oraciones son más bien de súplica a Dios para ser liberado uno mismo u otra persona de las influencias del Maligno. Pueden ser espontáneas y acompañarse con alabanzas al Señor y oración en lenguas, o también realizarse mediante oraciones escritas. El exorcista español José Antonio Fortea recomienda a cualquier persona que esté sufriendo en su cuerpo o su mente una influencia del demonio que va más allá de lo natural, decir cada día y varias veces esta oración:

«Señor, Dios todopoderoso, misericordioso y omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, expulsa de mí toda influencia de los espíritus malignos.

«Padre, en el nombre de Cristo te pido que rompas toda cadena que los demonios tengan sobre mí. Derrama sobre mí la preciosísima sangre de tu Hijo. Que su sangre inmaculada y redentora quebrante toda atadura sobre mi cuerpo y mi mente.

«Todo esto te lo pido por intercesión de la Santísima Virgen María.

«San Miguel arcángel, intercede, ven en mi ayuda.

«En el nombre de Jesús ordeno a todo demonio que pueda tener alguna influencia sobre mí, que salga para siempre.

«Por su flagelación, por su corona de espinas, por su cruz, por su sangre, por su resurrección, ordeno a todo espíritu maligno que salga.

«Por el Dios verdadero, por el Dios santo, por el Dios que todo lo puede, te ordeno, demonio inmundo, que salgas en el nombre de Jesús, mi Salvador y Señor».


El padre Gabriel Amorth ha señalado que el ahora beato Juan Pablo II se ha convertido, en los últimos años, en un poderoso intercesor en la lucha contra el demonio.

Durante los exorcismos, contó el sacerdote, «le he preguntado al demonio más de una vez: “¿Por qué te da tanto miedo Juan Pablo II?”. Y he tenido dos respuestas distintas, ambas interesantes. La primera: “Porque desarmó mis planes”. Y creo que con eso se refiere a la caída del comunismo. La otra respuesta que el demonio me dio fue: “Porque arrebató a muchos jóvenes de mis manos”. Hay muchos jóvenes que, gracias a Juan Pablo II, se convirtieron».

Fuente: ACI


Si bien la razón de la designación de los exorcistas en las diócesis es la de que realicen los llamados exorcismos mayores, los cuales sólo se autorizan en casos comprobados de posesión, éstos son muy raros; pero, al mismo tiempo, resulta que los sacerdotes exorcistas están sobrecargados de trabajo.

El padre Gabriel Amorth, el exorcista más famoso del mundo, ha realizado más de 75 mil «intervenciones» en su ministerio de liberación —él las llama hermosamente «bendiciones», y en realidad eso son—, pero calcula que cuando mucho un 10% correspondieron a casos de verdadera posesión.

Entonces, ¿por qué están tan ocupados? Responde: «Los exorcistas nos ocupamos de todos los casos en los que se reconoce influencia maléfica»; es decir, también ayudan a la gente en casos de vejaciones, opresiones y obsesiones diabólicas. Y como son, por desgracia, fenómenos en exponencial aumento, ellos tienen trabajo excesivo.

Sin embargo, como revela el propio presbítero italiano, para los casos en que no hay posesión «deberían bastar los medios comunes de la gracia: oración, sacramentos, limosna, el perdón de las ofensas, el recurso constante al Señor, a la Virgen, a los santos y a los ángeles». Por eso es aconsejable que los fieles, a la primera sospecha de que algo «extraño» sucede, se acerque con mucha mayor frecuencia y fervor a toda la gama de dones que Cristo ha entregado a su Iglesia. Las influencias demoniacas realmente pueden ser combatidas por estos sencillos medios, y en el caso de que todo fuera una «falsa alarma», de cualquier forma estos mismos medios son un verdadero blindaje contra posibles ataques del Enemigo.

El exorcismo mismo es un sacramental, pero muchos otros sacramentales tienen ya de por sí un gran poder sobre Satanás. «Muchas veces he podido constatar —cuenta el padre Gabriel— la eficacia de las medallas que la gente se pone con fe». Igualmente dice: «Quiero agregar la importancia protectora de las imágenes sagradas: en la puerta de una casa, en las recámaras, el comedor o en el lugar más usual donde se reúne la familia». También «podría tocarse con la mano la potencia del Rosario».

El exorcista revela que algunos demonios no soportan el agua bendita; otros, el incienso bendito; unos más, el canto gregoriano y la música sacra tocada con órgano. También es notable que se incomodan si se les sopla.

D.R.G.B.

miércoles, 23 de septiembre de 2015

(Ingles/Español) Locuciones de María para el Mundo ".... Este será el estado del mundo, lleno de la mayor oscuridad satánica y, al mismo tiempo, lleno de las más grandes luces y gracias celestiales jamás entregadas. Fue para un tiempo como éste que el Padre Celestial comenzó lo que se ha llamado la Era de María. Así, la ruta estará claramente marcada y la propia Iglesia se embarcará con rapidez en este sorprendente camino, puesto allí desde el principio, pero sólo ahora manifestado en su plenitud. Sí, desde el principio, porque Yo estuve al pie de la Cruz y Jesús nuevamente me llamó “Mujer” y me dijo: “He ahí a Tu hijo”. Este fue el comienzo del misterio, cuya plenitud pronto se va a desarrollar. Y luego, al Discípulo amado: “Ahí tienes a tu Madre” y él me acogió en su casa. La Iglesia Católica siempre me ha tenido en gran honor, pero sólo en estos días va a darse cuenta plenamente del regalo que Yo soy. La Iglesia me pondrá en alto y me honrará como nunca antes en su historia. También atraeré a Israel y a todas las otras iglesias en una unidad que nadie se puede imaginar. No se sientan abrumados por la oscuridad. Dense cuenta de que el Cielo ha preparado un camino sorprendente..."


El Colapso Económico – parte 5
16. Liderados por la Mujer
16 de setiembre de 2015
María

[So many forces converging from so many directions!  Has anyone seen or foreseen such a moment?  Yet, none should be surprised.  I have spoken often of the uniqueness of these times, when all the evil planted for centuries comes to fruition and all the good promised so many times in my apparitions comes to the surface]

¡Tantas fuerzas convergentes desde tantas direcciones! ¿Alguien ha visto o previsto momento como éste? Aun así, ninguno debería sorprenderse. He hablado a menudo de la singularidad de estos tiempos, cuando todo el mal plantado durante siglos llega a su cumplimiento y todo el bien prometido tantas veces en Mis apariciones llega a la superficie.

[This is what the world is witnessing, a culmination and a crisis, a cross roads, a breaking forth, a release of good and evil powers, locked in mortal combat.]

Esto es lo que el mundo está presenciando, una culminación y una crisis, una encrucijada, un estallido, una liberación de poderes del bien y del mal, trabados en combate mortal.

[I say all of this so the world realizes that these forces are beyond all of its resources to respond or to push them back.  You are not fighting against flesh and blood but against principalities and powers.]

Digo todo esto para que el mundo se dé cuenta de que estas fuerzas están más allá de todos los recursos que tiene para responder o para hacerlas retroceder. Ustedes no están luchando contra la carne y la sangre sino contra los principados y las potestades.

[Refugees flee the Middle East.  Iran builds its nuclear weapons.  Putin extends Russian influence.  Nations slip more and more into debt.  Where will this all end?  All must see human history is locked into mortal combat.  Heaven and hell are at war.  Each struggles to gain control of man’s heart.  The human race lies helpless. Yet, the human race is the prize which goes to the winner.  I cannot speak any more clearly.]

Los refugiados huyen de Medio Oriente. Irán construye sus armas nucleares. Putin extiende la influencia rusa. Las naciones se deslizan cada vez más en la deuda. ¿Dónde terminará todo esto? Todos deben ver que la historia humana está atrapada en un combate mortal. Cielo e infierno están en guerra y luchan por obtener el control del corazón del hombre. La raza humana se encuentra indefensa. Sin embargo, la raza humana es el premio que se lleva el ganador. No lo puedo decir con mayor claridad.

[I must recruit my army.  To do this, I must come upon the human scene with both signs and words, signs for all to see and words that teach and explain.  I must be more present, more seen, more visible, more active among my children so that, in all the events, they grow in faith, knowing how close I am to them and how great are my helps.]

Tengo que reclutar a Mi ejército. Para ello, he de venir sobre la escena humana con signos y con palabras, signos para que todos vean y palabras que enseñen y expliquen. Debo estar más presente, ser más vista, más visible, más activa entre Mis hijos para que, en todos los eventos, acrecienten su fe, sabiendo lo cerca que estoy de ellos y cuán grande es Mi ayuda.

[Come, we must begin to walk this new way. We are pilgrims on a journey of faith.  Fortunately, you will be led by the Woman Clothed With the Sun.]

Vengan, tenemos que empezar a recorrer este nuevo camino. Somos peregrinos en un viaje de fe. Afortunadamente, ustedes serán conducidos por la Mujer Vestida de Sol.

[Comment:  Our Lady continues to highlight this present age, marked with so much evil but also the recipient of so many helps.]

Comentario: Nuestra Señora sigue resaltando esta era actual, marcada con tanta maldad, pero también receptora de tantos auxilios.

17. La Misión de la Mujer
17 de setiembre de 2015
María

[Overwhelmed by the difficulties, mankind will seek various answers.  Many will seek out false paths that will lead nowhere or to greater ruin.  Such is the nature of man, to seek security and to find it from his own powers.  But this will be different and soon man will see that his many solutions are inadequate.  This will lead either to a state of despair or a time of faith.]

Abrumada por las dificultades, la humanidad buscará diversas respuestas. Muchos van a buscar falsos caminos que no los llevarán a ninguna parte o los llevarán a una mayor ruina. Tal es la naturaleza del hombre, que busca seguridad y la encuentra desde sus propios poderes. Pero esto va a ser diferente y pronto el hombre verá que sus muchas soluciones son inadecuadas. Esto dará lugar o a un estado de desesperación o a un tiempo de fe.

[Man does not come to faith by his own resources.  He needs heaven’s helps.  As I speak so clearly, I bring heavenly aid.  I come as close to man as possible.  I offer the clearest teachings and the greatest lights, ready to penetrate the deepest part of his intellect and to bathe him in an enormous hope.  All he must do is to open himself to heaven.]

El hombre no llega a la fe por sus propios recursos. Él necesita la ayuda del Cielo. Al hablar tan claramente, Yo traigo la ayuda celestial. Vengo tan cerca del hombre como es posible. Ofrezco las enseñanzas más claras y las mayores luces, listas para penetrar en lo más profundo de su intelecto y bañarlo en una enorme esperanza. Todo lo que él tiene que hacer es abrirse al Cielo.

[This will be the state of the world, filled with the greatest satanic darkness and, at the same time, filled with the greatest heavenly lights and graces ever given.   It was for such a time as this that the heavenly Father began what is called the Age of Mary.]

Este será el estado del mundo, lleno de la mayor oscuridad satánica y, al mismo tiempo, lleno de las más grandes luces y gracias celestiales jamás entregadas. Fue para un tiempo como éste que el Padre Celestial comenzó lo que se ha llamado la Era de María.

[So, the road will be clearly marked out and the Church itself will quickly embark on this surprising path, placed there from the beginning but only now manifested in its fullness.]

Así, la ruta estará claramente marcada y la propia Iglesia se embarcará con rapidez en este sorprendente camino, puesto allí desde el principio, pero sólo ahora manifestado en su plenitud.

[Yes, from the beginning, because I stood at the foot of the cross and Jesus again called me “Woman”.   “Behold your son”, he said.  This was the beginning of the mystery, whose fullness will soon unfold.  Then to the beloved Disciple, “Behold your mother” and he took me into his home.]

Sí, desde el principio, porque Yo estuve al pie de la Cruz y Jesús nuevamente me llamó “Mujer” y me dijo: “He ahí a Tu hijo”. Este fue el comienzo del misterio, cuya plenitud pronto se va a desarrollar. Y luego, al Discípulo amado: “Ahí tienes a tu Madre” y él me acogió en su casa.

[The Catholic Church has always held me in great honor but only in these days will it fully realize the gift that I am.  The Church will lift me high and honor me as never before in its history.  I will also draw Israel and all the other churches into a unity which no one can conceive.  Do not be overwhelmed by the darkness.  Realize that heaven has prepared a surprising path.]

La Iglesia Católica siempre me ha tenido en gran honor, pero sólo en estos días va a darse cuenta plenamente del regalo que Yo soy. La Iglesia me pondrá en alto y me honrará como nunca antes en su historia. También atraeré a Israel y a todas las otras iglesias en una unidad que nadie se puede imaginar. No se sientan abrumados por la oscuridad. Dense cuenta de que el Cielo ha preparado un camino sorprendente.

[Comment:  Our Lady unfolds the great mystery of the woman.]
Comentario: Nuestra Señora revela el gran misterio de la Mujer.

18. La Mujer – Presente en el Momento Tenebroso
18 de setiembre de 2015
María

[A moment happens.  A breakthrough which no one foresees.  Looking back all can see what has led to this moment.  I am speaking about such an event, buried now in human life but so soon to break forth.]

Un momento que sucede. Una irrupción que nadie prevé. En retrospectiva, todos pueden ver lo que ha llevado a este momento. Estoy hablando de un evento, enterrado ahora en la vida humana, pero que muy pronto va a estallar.

[Many evils have been planted in human history.  All of these are coming to the surface.  Need I mention them all – the children who never saw the light of birth, the weapons sold to the highest bidder, the trillions of dollar spent which did not exist, the false agreements and the secret decisions that forged selfish alliances.  All of these lie buried, waiting to break through.]

Muchos males se han plantado en la historia humana. Todos ellos están saliendo a la superficie. ¿Necesito mencionarlos todos? – los niños que nunca llegaron a nacer, las armas vendidas al mejor postor, los billones de dólares gastados que no existían, los falsos acuerdos y las decisiones secretas que forjaron alianzas egoístas. Todos ellos están enterrados, a la espera de abrirse paso.

[I hold all of these in my heart.  They are my sorrows.  Because I hold them, the heavenly Father holds back his chastising hand because He would need to harm His beloved daughter.  Yet, these evils must be purged.  They cannot remain and fester.  So, there is another solution, a different way.]

Cargo todos estos en Mi corazón. Son Mis dolores. Y porque los sostengo, el Padre Celestial retiene Su mano castigadora, porque Él tendría que lastimar a Su amada Hija. Sin embargo, estos males tienen que ser purgados. Ellos no pueden permanecer y supurar. Por lo tanto, hay otra solución, una forma diferente.

[That is what I call “the breakthrough moment”.  This is not God chastising.  It is the normal result of sinful and foolish decisions.  That moment will confront mankind, like a moment of truth when all must look and see, no longer able to postpone or look away.  All will be exposed in a blinding moment of truth.]

Eso es lo que Yo llamo “el momento de irrupción”. Esto no es un castigo de Dios. Es el resultado normal de decisiones pecaminosas e insensatas. Ese momento confrontará a la humanidad, como un momento de la verdad en que todos deben mirar y ver, sin que lo puedan ya posponer o mirar hacia otro lado. Todos serán expuestos en un cegador momento de la verdad.

[I will be there.  I will enter into that moment.  My voice will go forth, stronger than ever, calling my children and telling them to come.  I will offer my salvation to all.  I will save all who listen and respond.  That is why I speak so clearly every day.  My words will be the greatest light in the greatest darkness.]

Yo estaré allí. Voy a entrar en ese momento. Mi voz saldrá, más fuerte que nunca, llamando a Mis hijos y diciéndoles que vengan. Voy a ofrecer Mi salvación a todos. Voy a salvar a todos los que escuchen y respondan. Por eso hablo tan claramente todos los días. Mis palabras darán la mayor luz en la mayor oscuridad.

[Comment:  Our Lady explains, prepares and promises her helps.]

Comentario: Nuestra Señora explica, prepara y promete Su ayuda.

19. El Punto de Ignición Inicial (The Beginning Flashpoint)  
19 de setiembre de 2015
María

[Every collapse begins with a flash point which cannot be known ahead of time.  Surprising factors converge.  The pressure is too much and the breakthrough happens.  Afterwards, the reasons for the event are clearly seen.]

Cada colapso comienza con un foco de violencia que no puede conocerse de antemano. Los factores sorpresa convergen. La presión es demasiada y la irrupción sucede. Después, se ven claramente las razones para el evento.

[Now, I must speak, even though my words are accompanied with great sorrow.  The structures are so weak, vulnerable in many places.  These structures are overburdened with a staggering debt which constantly saps the vigor and daily weakens the economy.]

Ahora, tengo que hablar, a pesar de que Mis palabras vienen acompañadas de gran dolor. Las estructuras son tan débiles, vulnerables en muchos lugares. Y están sobrecargadas con una escandalosa deuda que socava constantemente el vigor y debilita diariamente la economía.

[So, what I am speaking about is no surprise.  It will not come from above (from heaven) but from below (from earth).  It will not destroy everything.  It is a warning, not the final destruction.]

Por lo tanto, lo que estoy diciendo no es una sorpresa. No vendrá de arriba (del Cielo), sino de abajo (de la tierra). No va a destruirlo todo. Es una advertencia, no la destrucción final.

[It is a beginning event and in the years that follow, many more such events are planned by Satan.  They are meant to follow one another.  These events are evils of every kind – wars, attacks, collapses, civil strife – things which are already taking place before your eyes.]

Es un evento inicial y en los años que siguen, muchos más de estos eventos están previstos por satanás, uno a continuación de otro. Estos eventos son males de todo tipo – guerras, atentados, colapsos, conflictos civiles – cosas que ya están teniendo lugar ante sus ojos.

[This present flashpoint is meant to be the door which I use to enter the world stage and begin to take my place.  Again, I say “begin”, because I will come step by step.  The Church must welcome me.  Catholics must find new hope in me.  All the world must begin to believe that I am the Woman who holds all of history in my heart.]

El presente punto de tensión está destinado a ser la puerta que Yo use para entrar al escenario mundial y empezar a tomar Mi lugar. Una vez más, Yo digo “empezar”, porque vendré paso a paso. La Iglesia debe darme la bienvenida. Los católicos deben encontrar nueva esperanza en Mí. Todo el mundo tiene que empezar a creer que Yo soy la Mujer que sostiene toda la historia en Su corazón.

[This is the beginning, not the end, a special beginning.  Humankind will be given a final opportunity to accept heaven’s gifts.]

Este es el comienzo, no el final, un comienzo especial. A la humanidad se le dará una última oportunidad para aceptar los regalos del Cielo.

[Comment:  Our Lady stresses three main points.  This flashpoint comes from below (weakened structures).  It is the beginning.  Mankind still has a chance to choose heaven.]

Comentario: Nuestra Señora recalca tres puntos principales. Este punto de violencia viene de abajo (estructuras debilitadas). Es el comienzo. La humanidad todavía tiene la oportunidad de elegir el Cielo.

Fuente: www.locutions.org

Agradecemos la traducción de las locuciones realizadas por María Isabel !



martes, 22 de septiembre de 2015

¿Sabías que Después de Morir Tendrás Dos Juicios? mira Cómo Será para Ti el Juicio Final de Dios. Cristo vendrá por segunda vez y establecerá su justicia sobre la Tierra. Luego del Juicio Particular que Dios nos hace cundo morimos, cuando Jesús venga por segunda vez, se producirá el Juicio Final y definitivo. Jesús ha dejado diversas palabras al respecto, que la Iglesia ha ido meditando y entendiendo. Recordemos que la Iglesia Católica escribió el Nuevo Testamento, pero también una parte de las enseñanzas de Cristo quedaron de “forma oral” y ha habido una serie de revelaciones extra bíblicas posteriores

parusia

El juicio final sucederá al final de los tiempos. ¿Cuándo? Nadie sabe el día y la hora, sólo el Padre. ¿Cómo pasará? Jesús lo bosqueja, pero llegar a entenderlo es un tanto complicado.

Hay muchas preguntas que empiezan a surgir. Aquí trataremos de establecer lo que la Iglesia ha discernido sobre el Juicio Final. Naturalmente hay otras profundizaciones extra bíblicas que pueden ser complementarias, pero no las trataremos en detalles.
Leer además
reloj del juicio final

RESUCITARÁN LOS MUERTOS

“La resurrección de todos los muertos, “de los justos y de los pecadores” (Hch 24, 15), precederá al Juicio final. Esta será la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz […] y los que hayan hecho el bien resucitarán para la vida, y los que hayan hecho el mal, para la condenación” (Jn 5, 28-29).” Catecismo 1038

Todos vendrán a la vida, volverán a su cuerpo, tomando formas “especiales”. No es una reencarnación. Es un volver a lo que ya se nos ha dado.

Estos cuerpos ¿serán como lo que somos?
Cambiarán pues no sufrirán dolores ni muerte (pero ojo que los condenados sufrirán por estar lejos de Dios).
Podrán ir donde el alma desee (algo parecido a San José de Cupertino que levitaba hacia ciertos lugares, o el Padre San Pío que podría estar con una rapidez en otros lados)
Podrán atravesar los cuerpos materiales, y serán tan claros y brillantes como lo fueron en esta vida.
Aún con estas ideas no se puede imaginar la gloria que Dios ha preparado para los que se salven. Pues los condenados no tendrán esto, serán lo que hicieron acá.
“Entonces, Cristo vendrá “en su gloria acompañado de todos sus ángeles […] Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de las cabras. Pondrá las ovejas a su derecha, y las cabras a su izquierda […] E irán éstos a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna.” (Mt 25, 31. 32. 46).” Catecismo 1038
juicio-final-fray-angelico

CRISTO VENDRÁ EN SU GLORIA

“Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre. Mientras todas las razas de la tierra se golpeen el pecho verán al Hijo del Hombre viniendo en las nubes del cielo, con el Poder divino y la plenitud de la Gloria. Mandará a sus Ángeles, los cuales tocarán la trompeta y reunirán a los elegidos de los cuatro puntos cardinales, de un extremo a otro del mundo.” (Mt. 24, 30- 31).
“Cuando el Hijo del Hombre venga en su Gloria rodeado de todos sus Ángeles,se sentará en su Trono como Rey glorioso.” (Mt. 25, 32).
Dos extractos de la Biblia nos ilustran cómo será la venida de Jesús.
Sobre las nubes, con multitud de ángeles y se sentará en su trono. El que viene es el Hijo, que es Dios, con dos naturalezas la divina y la humana. ¿Cómo se verá? ¿Cómo será su gloria? ¿Cómo ha de ser?
Definitivamente Jesús es amor, por lo tanto, no puede separarse del amor grande que nos ha tenido (dando su vida por nuestra salvación) y obedeciendo al Padre: por ello traerá los estigmas.

Las heridas en pies, manos y costado serán la señal que es Cristo, y no alguien más. Ya alguna vez el enemigo quiso pasarse por Cristo glorioso, y los santos han notado este detalle. Jesús traerá las heridas, heridas de amor.

Pues como todo poder se le ha dado, vendrá con todo su esplendor y la cruz le precederá.
 
segunda-venida 1



COMO REY SEPARARÁ MALOS DE BUENOS

Todo el mal que hacen los malos se registra y ellos no lo saben. El día en que “Dios no se callará” Se volverá hacia los malos: “Yo había colocado sobre la tierra —dirá Él—, a mis pobrecitos para vosotros. Yo, su cabeza, gobernaba en el cielo a la derecha de mi Padre, pero en la tierra mis miembros tenían hambre. Si hubierais dado a mis miembros algo, eso habría subido hasta la cabeza. Cuando coloqué a mis pequeñuelos en la tierra, los constituí comisionados vuestros para llevar vuestras buenas obras a mi tesoro: como no habéis depositado nada en sus manos, no poseéis nada en Mí”” San Agustín, Sermón 18, 4, 4
Ante Jesús, todo se sabrá entre cada hombre y DiosTodo hasta lo más insignificante será puesto al descubierto. Cada cosa que se hubiera hecho en lo terreno, estará “registrada”.
San Agustín nos está diciendo que Dios se vuelve hacia cada persona y le dirá que no le dieron de comer, y el Evangelio dice sigue diciendo si fueron a ver a los enfermos, los presos etc. Este es el tema de la obras de misericordia.
Santa Faustina ha insistido en que ser misericordioso nos ayudará para que Él lo sea con nosotros. Porque Jesús juzgara lo que hiciste en la tierra, pero verá esos detalles.
La misericordia pesará más que la justicia y le ganará. Por eso Jesús ha de decirles a los apóstoles y a los que predicaba: Sean misericordiosos como su Padre es misericordioso. Él hace salir el sol sobre buenos y malos…
Por eso vivan portándose como si ya fuera a suceder. Jesús no reveló cuando juzgará, solo mencionó que será al final de los tiempos. Ni siquiera Él sabe cuándo pasará. Sólo el Padre sabe el día y la hora.

Este juicio triunfará sobre toda injusticia cometida. En ese momento se sabrá la última palabra que dará sobre toda la historia. Hacia donde Dios nos quería conducir, como la Providencia llevó a todos por caminos admirables conduciendo todo hacia el fin último.

segunda venida de cristo

SEÑALES DE SU VENIDA

San Mateo en el Evangelio recoge las diferentes señalesEl mundo ha venido esperando este acontecimiento, pero muchas de las cosas que Jesús dice se repiten, por eso ha de estar el católico preparado.

En el versículo 5 y 11 del capítulo 24 señala que habrá muchos profetas y Cristos que engañarán.

¿Cuántas personas han olvidado confiar en Dios? La Iglesia fue fundada por Jesús, a Él debemos confiar la guía en cada sacerdote, obispo y el Papa. Por más imperfecto que seamos sabremos que si permanecemos en el Señor no seremos parte del engaño. Pero hay que examinar a quiénes si conocen a Jesús pero se aprovechan de otros para hacerse pasar por Él.
“Hijos míos, es la última hora. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora.
Salieron de entre nosotros; pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros.” (1 de Juan 2, 18-19)
Estos dos versículos de San Juan, resumen los versículos de San Mateo. Porquealerta como ya desde ese momento que hay gente que aparenta ser de Cristo, pero no son.
La carta lo esclarece bien, si fueran de la Iglesia permanecerían en ella. Pocos años después un discípulo de San Juan, San Ignacio de Antioquía llamaba a la Iglesia: Católica. Por lo que en ella está la plenitud de la Verdad. Ellos son los que San Juan dice son de los nuestros, somos nosotros.

Los cristianos serán perseguidos y odiados.

Todo el tiempo hemos sido perseguidos a muerte. Muchos nos traicionarán. Desde los primeros cristianos hay mártires y apostatas.

Otra de las señales es que la caridad se enfriará.

Y otra más, que la Buena Nueva será proclamada en todo el mundo.

Estas señales son ambiguas, pero no por ello se debe relajar el espíritu.
Jesús ha de insistir en que deben estar despiertos porque no saben la hora en que el ladrón vendrá a robar. Tampoco saben a qué hora vendrá el esposo. Si no están listos, el esposo no los reconocerá y serán echados a las tinieblas.
Los apóstoles, movidos por el Espíritu Santo, recorrieron muchos lugares. Querían llevar la Buena Nueva a todo mundo. Porque querían que Jesús regresará. Pues es una de las señales.
Hay muchos versículos de la Biblia que pueden ser utilizados, para darse cuenta que el fin está próximo. San Juan en parte de su carta insiste mucho en quepermanezcan en la enseñanza que se les ha dado, para que el anticristo no los agarre desprevenidos.
“Os he escrito, no porque desconozcáis la verdad, sino porque la conocéis y porque ninguna mentira viene de la verdad.
¿Quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo? Ese es el Anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.
Todo el que niega al Hijo tampoco posee al Padre. Quien confiesa al Hijo posee también al Padre. En cuanto a vosotros, lo que habéis oído desde el principio permanezca en vosotros. Si permanece en vosotros lo que habéis oído desde el principio, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre, y esta es la promesa que él mismo os hizo: la vida eterna.
Os he escrito esto respecto a los que tratan de engañaros.” (1 San Juan 2, 21-26)
Permanezcan en Él, confíen en Él. San Pío de Pietrelcina da un bosquejo diciendo que nosotros conocemos la parte de atrás del bordado, por eso desconfiamos que sea hermoso.
La insistencia de ser firmes es para que no sean engañados, para que reciban de lo Alto la fuerza y la perseverancia.
Nadie sabe ni el día ni la hora.
jesus con sombras en la cruz fondo

¿QUÉ SE NECESITA PARA SALVARSE?

Fe en Jesucristo. San Pablo recalca la fe para lograr la salvación. Pero tener fe no significa solamente creer, sino hay que vivir de acuerdo a esa fe. Santiago en su carta da la otra parte, pues la fe, sin obras está muerta. La moneda siempre tiene dos caras. La fe y las obras son necesarias para la salvación.

El día del Juicio las sentencias serán puestas de nuevo. Si estabas en el infierno ahí permanecerás. Si estabas en el Purgatorio estás salvado y pasarás al Cielo. Si ya estabas en el Cielo; prepárate porque entonces verás la gloria de Dios.

Hasta ese momento se sabrá porque Dios permitió el mal. Solo en ese tiempo se sabrá cuanto bien sacó.

Quedarán definitivamente respondidas las frecuentes preguntas: ¿Por qué Dios permite la injusticia? ¿Por qué los malos triunfan y los buenos fracasan? La Sabiduría Divina destapará todo aquello que para nosotros no tiene sentido hoy.

Por eso para salvarse se necesita fe, confianza. Y obras. Los santos han sido una guía para conocer la misericordia y el amor de Dios. Ellos como seres humanos han cometido errores, pero también han sabido superarlos. Son un ejemplo de perseverancia en el encuentro hacia Dios.
En el camino al Gólgota, Jesús ha caminado con la cruz, la lleva en su hombro. Ha pasado hambre, pues no ha comido desde el día anterior. Azotado y coronado de espinas. Lleno de llagas, varón de dolores. Sufre, por lo que siente, por lo que oye. Los dolores de Cristo son externos pero también internos.
Y Él nos enseña a que cada vez que caigamos nos levantemos. Él sin tener culpa de nada, fue tratado tan mal; mostrando que si se puede levantarse, por más profundo que sea el dolor o el agujero.
Santa Teresa de Jesús, monja carmelita descalza, nos ha dejado unas hermosas frases convertidas en oración. Que son motivo de recordarnos sobre la salvación. Pero más que el ser premiados o castigados, recuerda que es el amor que nos debe conducir a Jesús, nuestro Dios.
“No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muéveme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.”

Y así como nació en un humilde pesebre, volverá. Vendrá a juzgar a vivos y muertos. A llevarnos hacia el Cielo, o lejos de Él.
Amarle a Él, vivir para Él, como si no hubiera infierno, como si no hubiera cielo.Entonces le veremos al que es Amor. En nubes con ángeles y serafines, todo hermoso. Con sus cinco llagas, y reinará por los siglos de los siglos.

san jose de cupertino
Artículo de Cupertino, de Guatemala, Profesor de Arte, Historia y Teología

Fuentes: