Visión y Proposito



Nuestra visión y propósito, en perfecta obediencia al mandato de Jesús Nuestro Señor de "DISCERNIR LOS SIGNOS Y SEÑALES DE LOS TIEMPOS", es el difundir los Mensajes que para este tiempo final, Dios Padre esta recordando y explicitando a su Iglesia y al mundo a través de sus dos Ungidos y Testigos, es decir, los CORAZONES UNIDOS Y TRIUNFANTES DE JESÚS Y MARÍA, y así poder contribuir con su plan en el llamado y preparación de los DISCÍPULOS DEL FIN DE LOS TIEMPOS.


En cuanto a las Revelaciones y Profecías Privadas, que se publica en este Blog, en virtud de la derogación de los cánones 1399 y 2318 del Código de Derecho Canónico y de la vigencia del Decreto del Papa Urbano VIII, SOLO AL SANTO MAGISTERIO DE LA IGLESIA CATÓLICA, APOSTÓLICA Y ROMANA le corresponde determinar sus AUTENTICIDAD Y CARÁCTER SOBRENATURAL, a cuya decisión final dócilmente nos sometemos, sin olvidar, a San Pablo que nos exhorta: " No despreciéis las profecías; examinadlo todo y quedaos con lo bueno" 1ra. de Tesalonicenses 5;20 y San Juan Evangelista que nos profetiza: " Pero cuando EL, el Espíritu de la verdad, venga, os guiará a toda la verdad,...... y os hará saber lo que habrá de venir." Jn 16;13.

Sin embargo, ya que, la Iglesia no objeta en principio el difundir estas revelaciones privadas, mientras se las estudia por su contenido y frutos, esperamos que no se las busque por la sola satisfacción de la curiosidad, sino por un deseo VERDADERO DE CONVERSIÓN Y SALVACIÓN para el Alma, traducido en la realización de obras de Misericordia Concretas.

VISITA el CANAL de GLORIA TV - EVANGELIZACIÓN ESTRATÉGICA - Apostolado Mariano en la Evangelización ... (Clic AQUÍ)

jueves, 27 de abril de 2017

¿Cómo es que Funciona el Impresionante Poder Sanador de la Eucaristía? Los dones del cielo son el producto final de la Eucaristía. En su libro, Cruzando el umbral de la esperanza, Juan Pablo II dijo que la Eucaristía y otros sacramentos crean en el hombre “la semilla de la vida eterna”

Cuando recibimos a Cristo en la Comunión abrimos la puerta a la comprensión de que es el Cielo, aspiramos sólo al Cielo y ya recibimos su poder sanador.

La razón de la vida en la tierra es la prueba y la preparación, pero si asistimos a la eucaristía con fe, entonces comenzamos a sentir los efectos de la vida eterna en la tierra.

LA IMPORTANCIA DE LA EUCARISTÍA

Los primeros cristianos consideraban la Eucaristía como una conmemoración de la comida que Jesús había compartido con sus apóstoles.

Con el tiempo convirtieron en dogma que Jesús realmente cambió sobrenaturalmente estas sustancias en su cuerpo y sangre, como lo fueron experimentando por sus milagros.

Y que dio autoridad a sus apóstoles para llevar a cabo el mismo milagro sagrado hasta el fin del tiempo. Y en recuerdo de él.
Luego, los milagros eucarísticos que se produjeron reafirmaron esa transustanciación.
Sin embargo la cristiandad protestante posteriormente llegó a negar esto.
la Eucaristía se convirtió para ellos en una simple comida conmemorativa, un signo y no un hecho real.

Hoy en día también la Iglesia Católica está experimentando una reforma interna silenciosa.

Cuyos efectos en la misa no son diferentes a los producidos por las revueltas de Lutero y Calvino.
Hace treinta años se podía observar todavía a monjas llevando a sus pequeños alumnos al comulgatorio, y los amonestaban, “No mastiquen al Niño Jesús”.
Mientras que hoy en día casi todo temor y reverencia hacia la misa y los elementos consagrados parecen haberse evaporado.
Cosas tan simples como arrodillarse para la comuniónrecibir el sacramento en la lengua, y otras normas “antiguas”, que reflejan la dignidad numinosa, han desaparecido.
Podemos decir que la eucaristía se ha “desordenado” respecto al mundo sobrenatural.
La banalización y la desacralización de la misa no son sino el resultado natural de la intelectualización de este misterio.
La mente fue la “matadora” de lo real.
El misterio numinoso trascendental no pudo sobrevivir al racionalismo y a la modernidad de Hans Küng y sus compañeros.
Sin embargo la celebración de la Eucaristía es una recreación diaria de los acontecimientos de la vida de Jesús, que se reviven desde la Navidad hasta la Ascensión
Es un intenso revivir el drama central de la pasión y resurrección y el intento de imitarlo.

La imitación de Cristo es la transformación del ser humano y la misa sigue siendo el medio más eficaz de esa transformación, porque los dones vienen del Cielo.

Veamos lo que sucede en la misa, cuyo punto central es la eucaristía, donde Jesús se ha presente realmente.

¿QUÉ SIGNIFICA QUE JESUCRISTO ESTÁ PRESENTE EN LA EUCARISTÍA BAJO LAS ESPECIES DEL PAN Y EL VINO?

¿Cómo sucedió esto?
La presencia de Cristo resucitado en la Eucaristía es un misterio inconmensurable que la Iglesia no puede explicar completamente en palabras.
Hay que recordar que el Dios trino es el creador de todo lo que existe y tiene el poder de hacer más de lo que podemos imaginar.
Como San Ambrosio, dijo:
Si la palabra del Señor Jesús es tan poderosa como para poner en existencia cosas que no eran, a continuación, aquellas cosas que ya existen se pueden cambiar en otra cosa (De Sacramentis, IV, 5- dieciséis).
Dios creó el mundo con el fin de compartir su vida con personas que no son Dios.
Pero los hombres cayeron en el pecado y fue necesario un plan de salvación generalizado.
Este gran plan de salvación revela una sabiduría que supera nuestro pensamiento.
Pero no se nos deja en la ignorancia: porque en su amor por nosotros, Dios nos revela su verdad a nosotros en formas que podemos entender a través del don de la fe y la gracia del Espíritu Santo que habita en nosotros.
Por lo tanto somos capaces de vislumbrar, al menos en cierta medida, lo que de otro modo permanecería desconocido para nosotros, aunque nunca podemos comprender por completo el misterio de Dios.
Es así que Jesús se nos da Él mismo como alimento para nuestro viaje en la tierra.
¿Por qué Jesús mismo se da a nosotros como comida y bebida?
Jesús se nos da en la Eucaristía como alimento espiritual porque nos ama.

Todo el plan de Dios para nuestra salvación se dirige a nuestra participación en la vida de la Trinidad, la comunión del Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Nuestra participación en esta vida comienza con nuestro bautismo, cuando por el poder del Espíritu Santo estamos unidos a Cristo, convirtiéndonos así en hijos e hijas adoptadas del Padre.
Y se nutre y se profundiza a través de nuestra participación en la Eucaristía.
Al comer el Cuerpo y beber la Sangre de Cristo en la Eucaristía nos unimos a la persona de Cristo a través de su humanidad.
“El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (Jn 6:56).
Al estar unidos a la humanidad de Cristo somos al mismo tiempo unidos a su divinidad.

Nuestra naturaleza mortal y corruptible es transformada por estar unida a la fuente de la vida.

“Como el Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me come vivirá por mí” (Jn 6:57).
Al estar unidos a Cristo por el poder del Espíritu Santo que habita en nosotros, estamos en relación eterna de amor con el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo.
¿Y qué beneficios concretos tenemos?

LOS BENEFICIOS DE RECIBIR LA EUCARISTÍA

Cada vez que reciben la Santa Comunión, según Santa Gertrudis, algo bueno le sucede a todos los seres en el cielo, en la tierra y en el purgatorio.

El santo Cura de Ars decía que una comunión bien recibida vale más que una pequeña fortuna dada a los pobres.

Cada vez que recibimos la comunión nuestra estancia en el purgatorio se acorta.

Mientras estemos en la tierra, con una visión limitada, nunca seremos capaces de apreciar la grandeza de la Eucaristía.
Sabemos también de la importancia que le dan en lugares como Medjugorje.
Adoren sin cesar al Santísimo Sacramento del altar”, dijo la Santísima Virgen.
Se reciben gracias especiales. Vayan a misa sin tener que buscar una excusa. Oren, oren, oren solamente.
La oración debe ser para ustedes no sólo un hábito, sino también una fuente de felicidad.
Abandónense a Dios sin ninguna restricción.
Amen a sus enemigos. Desterrad de su odio del corazón, la amargura, juicios preconcebidos.

Si ustedes supieran la gracia y los dones que reciben, ustedes se prepararían (para la Eucaristía) cada día durante una hora por lo menos.

Oren, queridos hijos, de manera que el plan de Dios pueda llevarse a cabo, y todas las obras de satanás sean cambiadas a favor de la gloria de Dios.
Cuando digo ‘oren, oren, oren’ Yo no sólo quiero decir aumentar el número de horas de oración, sino también para reforzar el deseo de la oración, y de estar en contacto con Dios.
Pónganse permanente en un estado de ánimo bañado en oración.
Queridos hijos, quiero que entiendan que Dios los ha elegido cada uno de ustedes con el fin de utilizarlos en un gran plan para la salvación de la humanidad.
Ustedes no son capaces de comprender cuán grande es su papel en el diseño de Dios.
La misa es la oración más grande de Dios.
Ustedes nunca serán capaces de entender su grandeza.
Es por eso que deben ser perfectos y humildes en la misa.
Os ruego, oren a Jesús, yo soy su madre, e intercedo por ustedes con Él.
Pero todo no depende sólo de mí, sino también de su fuerza y ??la fuerza de los que rezan.
La misa es lo más importante y el momento más sagrado en sus vidas.

Si se abandonan a sí mismos hacia mí, incluso no sentirán el paso de esta vida a la otra vida.

Ustedes van a comenzar a vivir la vida del cielo de esta tierra“.
¡Ni siquiera se siente el paso de esta vida!
¡Una promesa increíble que es!

POR LA EUCARISTÍA PENETRA EL PODER MILAGROSO DE DIOS

La Eucaristía de una manera particular muestra el poder infinito y milagroso de Dios.
Que es capaz de transformar y perfeccionar su creación y atraer a los hombres a una profunda comunión con él.
Los dones del pan y el vino se transforman en su totalidad y milagrosamente, en el Cuerpo y la Sangre del Salvador.
Ordinariamente la recepción de la Santa Comunión no es un acto místico (de acuerdo con el sentido estricto), ya que normalmente el beneficio real que recibimos del sacramento depende en parte de nuestras disposiciones activas. 
Pero al acercarnos a la Eucaristía y desear la comunión profundamente hacemos que el propósito de la Santa Cena en última instancia suceda. 

Poco a poco vamos siendo transformados por la recepción de los dones transformados en el altar.

Y para que nuestro esfuerzo activo sea virtuoso, es llevado a la perfección por el Espíritu Santo.
En el Canon Romano de la misa, hay dos invocaciones al Espíritu Santo, en las que se ora para que el Espíritu transforme los dones.
Antes de la consagración oramos para que el pan y el vino puedan ser un ofreciemiento en espíritu y en verdad, y así se conviertan en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo.
A continuación, después de la consagración invocamos de nuevo al Espíritu Santo y pedimos que a medida que el ángel de Dios presente el sacrificio en el altar del cielo podamos recibir en el altar en la tierra, toda gracia y bendición celestial. 

Lo qué ocurre en el altar ante nosotros se supone que sucede también en nosotros a través de los dones que recibimos desde el altar, por el poder del Espíritu Santo.

Por otro lado, en la vida de los santos y místicos la recepción de la Santa Comunión a menudo se convierte en un acto místico en sentido estricto.
Debido a su deseo de la Eucaristía, la intensidad de su caridad les abre más plenamente a la acción directa de Dios en sus almas.
Su unidad sacramental con Cristo en la sagrada comunión se convierte en transformadora de una manera más allá de lo habitual. 
En algunas circunstancias, Dios aún expone esta verdad por medio de signos eucarísticos extraordinarios y muy visibles externamente.
Como cuando, por ejemplo, la vida física de Santa Catalina de Siena y otros, que se mantienen durante muchos años sin ninguna otra nutrición que la Santa Comunión.
Otro signo extraordinario son los milagros eucarísticos, que apuntan a mostrar, más allá de toda duda, la transubstanciación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo.
Y otro más notable y más extendido es la sanación a través de la eucaristía.
La sanación más común es la del alma y de los estilos de vida, pero sin duda los milagros que movilizan más a la gente son los físicos.

MILAGROS FÍSICOS A TRAVÉS DE LA SANTA EUCARISTÍA

La historia de la Iglesia Católica no es nada menos que la historia de los milagros realizados por Jesús Cristo. 

Esto es tan cierto que una de las marcas de la verdadera Iglesia – además de ser una, santa, católica y apostólica – es también la capacidad de realizar milagros. 

Es decir, fenómenos físicos que están más allá de las leyes de la naturaleza física.
Y lo que no podemos olvidar es que muchas de estas maravillas son realizadas por nuestro Señor a través de la presencia real en el Santísimo Sacramento.
El padre John Hardon dice que la prueba clásica para esto son los milagros que se producen en el santuario de Nuestra Señora de Lourdes en Francia.
Recuerda que fue la Virgen la que obtuvo de su divino Hijo el primer milagro que realizó en su ministerio público cuando cambió el agua en vino en las bodas de Caná de Galilea.
Desde el principio, el santuario de Lourdes fue testigo de innumerables maravillas físicas.
Comúnmente asociamos estas maravillas con que la gente se bañe en el agua de Lourdes. 

Sin embargo una parte esencial de los fenómenos en el santuario de Lourdes es el hecho de que los enfermos son bendecidos con la custodia sagrada que contiene el Santísimo Sacramento.

Uno de los ejemplos clásicos son las curas repentinas registradas los médicos que forman parte del jurado de calificación en el santuario de Lourdes.
De acuerdo con un médico, que recuerda el padre Hardon, la curación repentina de una mujer que moría de cáncer fue la experiencia más notable desde el punto de vista médico que tuvo en sus dos décadas de trabajo con la comisión examinadora.
Ella llegó a Lourdes en un estado moribundo.
Primero ella se sumergió en el agua de Lourdes.
El primer efecto fue un dolor insoportable. Entonces cesó el dolor, pero el cáncer se mantuvo. 

No fue hasta el día siguiente, cuando el sacerdote la bendijo con el Santísimo en una custodia, que se curó inmediatamente de su condición cancerosa.

Con los años maravillas similares se han registrado sobre el poder del Santísimo Sacramento por la intercesión de la Virgen para realizar milagros de curación corporal siempre a favor de los que creen.
Esto nos muestra que la contemplación eucarística es sanadora incluso en problemas menores.

EL PODER CURATIVO DE LA CONTEMPLACIÓN EUCARÍSTICA

Las palabras de Santa Teresa de Calcuta nos inspiran:
“Cuando nos fijamos en el crucifijo, entendemos lo mucho que Jesús nos amó. Cuando nos fijamos en la Sagrada Hostia entendemos lo mucho que Jesús nos ama ahora”.
Esta sanación se produce mediante una progresión interior:
  • El encuentro con Jesús: la experiencia personal del amor divino que cura;
  • La conversión del corazón: el movimiento hacia Dios y el alejarse de lo que no es de Dios;
  • El compromiso con Jesús: en una relación de amor que lleva al servicio.
Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario