Visión y Proposito



Nuestra visión y propósito, en perfecta obediencia al mandato de Jesús Nuestro Señor de "DISCERNIR LOS SIGNOS Y SEÑALES DE LOS TIEMPOS", es el difundir los Mensajes que para este tiempo final, Dios Padre esta recordando y explicitando a su Iglesia y al mundo a través de sus dos Ungidos y Testigos, es decir, los CORAZONES UNIDOS Y TRIUNFANTES DE JESÚS Y MARÍA, y así poder contribuir con su plan en el llamado y preparación de los DISCÍPULOS DEL FIN DE LOS TIEMPOS.


En cuanto a las Revelaciones y Profecías Privadas, que se publica en este Blog, en virtud de la derogación de los cánones 1399 y 2318 del Código de Derecho Canónico y de la vigencia del Decreto del Papa Urbano VIII, SOLO AL SANTO MAGISTERIO DE LA IGLESIA CATÓLICA, APOSTÓLICA Y ROMANA le corresponde determinar sus AUTENTICIDAD Y CARÁCTER SOBRENATURAL, a cuya decisión final dócilmente nos sometemos, sin olvidar, a San Pablo que nos exhorta: " No despreciéis las profecías; examinadlo todo y quedaos con lo bueno" 1ra. de Tesalonicenses 5;20 y San Juan Evangelista que nos profetiza: " Pero cuando EL, el Espíritu de la verdad, venga, os guiará a toda la verdad,...... y os hará saber lo que habrá de venir." Jn 16;13.

Sin embargo, ya que, la Iglesia no objeta en principio el difundir estas revelaciones privadas, mientras se las estudia por su contenido y frutos, esperamos que no se las busque por la sola satisfacción de la curiosidad, sino por un deseo VERDADERO DE CONVERSIÓN Y SALVACIÓN para el Alma, traducido en la realización de obras de Misericordia Concretas.

VISITA el CANAL de GLORIA TV - EVANGELIZACIÓN ESTRATÉGICA - Apostolado Mariano en la Evangelización ... (Clic AQUÍ)

domingo, 26 de octubre de 2014

¿ DESPUÉS DE LA MUERTE DIRECTO AL CIELO ? ¿Qué tan cierto es la expresión que suele decirse en los velatorios o velorios “el seguramente está ahora con Dios”? En los funerales con demasiada frecuencia se escucha: “Bueno, él ya no está sufriendo más” y “Ahora él está en un lugar mucho mejor”. Y otro dicho común: “¡Ahora él está en el cielo con el Señor en la gloria!” Aunque las personas que han expresado estas frases comunes muy probablemente se movieron con buena voluntad y la mejor de las intenciones, podrían estar muy lejos de la realidad. ¿Por qué esta observación directa y posiblemente sorprendente? Por la realidad del PURGATORIO !!!

Entre las muchas herejías que flotan alrededor en muchos círculos católicos es que todo el mundo va al cielo y al instante. En otras palabras, simplemente ser un bautizado católico es un pasaporte seguro al cielo. No hay necesidad de cualquier estado intermedio de purificación; con la muerte, las puertas del cielo están abiertas y el vuelo es non-stop en el camino. Las nacaradas puertas se abren y el Señor está listo para abrazar a los bautizados para siempre.

SÓLO LOS PUROS ENTRAN AL CIELO

Esto no sólo es una falsa teología, sino que es muy peligroso y perjudicial para el estado de la persona fallecida. ¿Por qué? Si todos están totalmente convencidos de que “el tío Juan” se regocija con Dios, los ángeles y los santos, que merece los frutos de su fe en Dios y sus trabajos terrenales, entonces ¿cuál es el propósito y razón de rezar por él? No tiene sentido la oración por los santos en el cielo, ni por los condenados en el infierno, sino sólo por las personas detenidas en el purgatorio.
Ha sido enseñanza Católica y sólida durante los siglos que sólo aquellos que son perfectos en la caridad, no tienen impurezas e imperfecciones en sus almas, y han hecho una debida reparación por los pecados de su pasado tendrán acceso a su morada celestial. El libro de Apocalipsis lo expresa con toda claridad: Jesús reiteró esto en el sermón de la montaña, en una de las bienaventuranzas: “Bienaventurados los limpios de corazón”, nada impuro puede entrar en el Reino de Dios “ellos verán a Dios”. (Mt. 5, 8)
El punto es este: ninguno de nosotros tiene la autoridad para canonizar extraoficialmente a cualquier persona que ha pasado de esta vida a la otra vida. Al hacerlo proclamando que tal persona está en un lugar mejor, ya no tiene sufrimiento, está en las colinas eternas e imperecederas de la paz y la alegría es presuntuosa, mala y simplemente falsa compasión. Peor aún, estamos tomando el papel del Santo Padre, el Papa. Sólo el Papa tiene el derecho de canonizar o declarar que una persona está, sin duda en el cielo.

LA HISTORIA DE SAN GREGORIO MAGNO

Al hablar de Papas y el Purgatorio, hay una historia muy a propósito del tema del Purgatorio y la importancia de mucha oración por los muertos. La historia se puede encontrar en la vida de uno de los Papas más grandes en la historia de la Iglesia. De hecho, rara vez la iglesia agrega al nombre del Papa, “El Grande”. El Papa al que nos referimos es el Papa San Gregorio Magno (540-604).
En una ocasión el Papa estaba hablando con uno de sus amigos sobre el tema de la vida después de la muerte y la importancia de orar por los muertos. La sustancia de su charla era la siguiente: cuando uno muriera primero, luego el sobreviviente oraría por el difunto.
Sucedió que el amigo del Papa San Gregorio murió primero. Poco después de su muerte, su amigo apareció a Gregorio sufriendo intensamente las penas del Purgatorio. Desde luego, no parecía estar en “un lugar mejor” como muchos presumen hoy. Muy por el contrario su dolor era muy intenso por decir lo menos.
Siendo ese el caso, el Papa San Gregorio hizo un esfuerzo concertado para orar por su amigo con el fin de aliviar sus dolores y para sacarlo lo más pronto posible del Purgatorio.
Con mucho, la oración más poderosa en el universo es el Santo Sacrificio de la Misa. Por lo tanto, el Papa San Gregorio Magno, siendo por supuesto un sacerdote, comenzó a ofrecer misas por la intención de la purificación y alivio de su querido amigo. Este Papa lo hizo con las mejores intenciones.
¿Qué cree que pasó? Este santo Papa, canonizado y conocido por ser uno de los más grandes de todos los Papas en dos milenios, pasó semanas de misas ofrecidas, y finalmente todo un mes de misas para sacar a alma del purgatorio – que probablemente no era un mal tipo de acuerdo con criterios mundo. Sin embargo, fue sólo después de un mes en que el Papa ofreció misas por él todos los días que finalmente fue sacado y tuvo pleno acceso al cielo.
Después del mes, el amigo del Papa se le apareció en gloria, dándole las gracias efusivamente por las muchas oraciones ofrecidas que sirvieron para purificarlo de sus pecados, disminuyendo su intenso sufrimiento y obteniendo plena entrada en el Reino de los Cielos.

LA MISA GREGORIANA

Esta es la historia y el origen de lo que llamamos la Misa Gregoriana. Esta misa, o más bien una larga serie de misas consecutivas, que se ofrece por los difuntos (también pueden ser ofrecidas por los vivos) con el fin de purificar el alma de difunto, aliviando su sufrimiento intenso, y ganando para él el acceso al cielo tan pronto como sea posible.
De hecho, es un gran acto de caridad orar por los muertos. Ellos no pueden hacerlo por sí mismos y dependen totalmente de la misericordia de Dios, y también de las oraciones, sacrificios, ayuno y las misas que podrían y deberían ser ofrecidas en su nombre.
Un santo agustino, San Nicolás de Tolentino, es a menudo representado en el arte como celebrando el Santo Sacrificio de la Misa. La obra de arte religioso muestra la santa consagración del Cáliz – la Preciosa Sangre de Jesús. Entonces el Purgatorio se puede ver a continuación y los ángeles descendiendo al abismo de fuego del Purgatorio y llevándolos a su morada celestial.
Se observó que una de las razones principales por las que San Nicolás quería ser sacerdote era porque quería entregar la mayor cantidad de almas del purgatorio al cielo a través de la celebración del Santo Sacrificio de la Misa.
En conclusión, oremos fervientemente por los muertos; oremos ferviente y constante por las almas del Purgatorio. No caigamos en el error teológico moderno de creer que todo el mundo va inmediatamente al cielo. Esto es peligrosamente erróneo y falsa compasión, así como presuntuoso.
Por último, orar y orar y orar por las almas del Purgatorio. Y ofrecer la oración más grande en el universo por las almas del Purgatorio-el Santísimo Sacrificio de la Misa.
La Oración de la Coronilla de la Divina Misericordia nos conecta directamente al Santo Sacrificio de la Misa y tiene el poder de purificar y de salvar “Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, en propiciación de nuestros pecados y los del mundo entero”
¡Que la Virgen, Madre de misericordia, nos allane una entrada rápida en el Cielo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario